nosotros

Somos un grupo de mexicanos apasionados por el cacao. Nuestra misión es elevar la calidad de vida de todos los involucrados en el proceso, desde quienes siembran y cosechan, hasta aquellos que consumen nuestras barras.

Cuna de Piedra es un homenaje al cacao de México. La constante admiración por lo nuestro nos da la encomienda de honrarlo y enaltecerlo.

Cada uno de nuestros chocolates es un reflejo de la mejor enseñanza que nos ha dejado la naturaleza; respetar los tiempos para que lo bueno siga su curso.

nuestro sueño

En las cadenas tradicionales de producción de cacao, hay al menos 6 intermediarios antes de que el producto llegue a manos de los consumidores finales. Nosotros no tenemos intermediarios, tratamos directamente con las personas que están en contacto directo con la tierra y solamente trabajamos con quienes siembran, cosechan y fermentan en el mismo sitio, así nos aseguramos que nuestros aliados reciban la mayor retribución por lo que su propia tierra les da.

Nuestro sueño es que esta práctica sea cada vez más común entre quienes cosechan cacao, y que nosotros, mediante Cuna de Piedra podamos apoyarlos a continuar con su legado milenario.

nuestros aliados
Salineras Milenarias de Zapotitlán Salinas
Comunidad Numa Gamaa Ski Yu Me’Phaa
BUNA Café
Mezcaleros de Santiago Matatlán

Salineras Milenarias de Zapotitlán Salinas

Slow Food México forma parte de la red global Slow Food, una organización internacional sin fines de lucro, que promueve una alimentación buena, limpia y justa para toda persona en el planeta. Dentro de su gran misión, desarrollan proyectos de preservación de alimentos de mucha trascendencia agro-cultural a los cuales designan con el título de Baluarte, este nombramiento es una forma muy especial de denominar y proteger su origen considerando distintos aspectos como la susceptibilidad a la extinción de su región, de su ecosistema, de su método de elaboración tradicional y/o de su endemismo genético.

La misión del movimiento resuena con los valores de CUNA DE PIEDRA, es por eso que elegimos la Sal Fósil de su Proyecto de Preservación de las Salineras Milenarias de Zapotitlán Salinas. Más que el resultado de nuestro producto final, terminamos cautivados por lo que esta sal representa para la historia, la gastronomía y la cultura mexicana.

* Foto por Slow Food México.

Comunidad Numa Gamaa Ski Yu Me’Phaa

La comunidad de donde proveemos nuestra flor de jamaica, se ubica en Acatepec y en Ayutla de los Libres, en el área de la montaña alta de Guerrero, México, una de las zonas más vulnerables de nuestro país.

Se les conoce como Tlapanecos, sin embargo el significado de su nombre como grupo es mucho más profundo: Numa Gamaa (“Muchas gracias Dios Padre-Madre”), Ski Yu (“por el poder, la fuerza y el conocimiento”), Me'Phaa (“a nuestro pueblo, el de las personas que no tienen cuerpo/libres”).

Este pueblo ha reforzado su identidad colaborativa, gracias a la creación de la Cooperativa Agrícola organizada por Margarita Muciño, socióloga con más de 40 años de experiencia en labor humana, quien llegó a la zona por la situación de deforestación a causa de la demanda de madera, desnutrición provocada por desestabilización del ecosistema de la montaña y caos social como resultado de no tener un terruño sustentable y armónico.

Desde que hicimos contacto con Margarita, identificamos de inmediato a una gran mujer que ha dejado todo para entregarse por la tierra y la gente. Gracias a la re-organización comunitaria se ha generado una fuerte identidad entre las personas que conforman la comunidad, se ha logrado un sentimiento de autosuficiencia, se han rehabilitado 32 manantiales en la zona, hay más alimento disponible para todos y menor índice de desnutrición en los niños.

Se han enfrentado con la presión por tener que aplicar para una certificación orgánica, pero el pago a estas agencias reguladoras descapitaliza mucho a los pequeños agricultores indígenas que viven al día. Para ellos el término Orgánico queda de sobra, su jamaica agroecológica es Criolla, la variedad original introducida por los Españoles que llegaron a las costas de Guerrero, y los Me'Phaa desde entonces, se encargan de pedirle permiso al Dios Padre-Madre para sembrar, calculan bien las fases lunares para honrar a la tierra como se debe y no utilizan ninguna intervención del mundo industrial para esto.

Más allá de lo que nosotros podamos consumir de jamaica como ingrediente para nuestros chocolates, queremos ser la voz de nuestros hermanos Me'Phaa, que todo el mundo sepa que cultivan la mejor flor de Jamaica con la que nos pudimos haber encontrado y nos comprometemos a vincular sus minifundios indígenas con el mercado global para impulsar el desarrollo del campo mexicano.

* Foto proporcionada por la comunidad. 

BUNA Café

Buna es una empresa mexicana que tiene como misión compartir café y chocolate rico conservando los ecosistemas mexicanos. 

Colaboran con 600 familias campesinas en 10 estados productores de café impulsando una agenda de prácticas agroecológicas.

BUNA está certificada como Compañía B, por B Corp, el más alto estándar para negocios en pro de construir ecosistemas favorables para dar soluciones a problemas sociales y ambientales.

Nos alegra mucho hacer esta alianza con nuestros ahora colegas chocolateros en la misión de potenciar lo que la tierra mexicana brinda.

Mezcaleros de Santiago Matatlán

En Oaxaca, existe un pueblo llamado Santiago Matatlán, situado en los valles centrales, al que se le considera como la “capital mundial del mezcal” porque toda su actividad gira en torno a este destilado.

La idea de hacer chocolates con Mezcal nació como una inspiración por los sabores auténticos de nuestra tierra. Nos apasiona la riqueza y diversidad que hay dentro del mundo del Mezcal, atributos que nos recuerdan precisamente a lo que hace grande a nuestro país.

Trabajamos orgullosamente con los Mezcaleros Joel Santiago y Cutberto Santiago y sus familias, quienes se han dedicado a esta actividad durante toda su vida y trabajan arduamente que el legado mezcalero dure para siempre.

dónde encontrarnos